Contacto

Crónicas

    • 21
    • 02
    • 2018
  • Crónicas

    Apostar por el equipo ganador

por: Jaime Jiménez Burillo

Que la ocasión la pintan calva lo hemos ido aprendiendo durante estos años del periodismo y, sobre todo, del golf. ¿Qué tiene que ver con el torneo de pretemporada del lunes 19 de febrero? Pues, según se mire.

Hacía tiempo que no participaba en estas reuniones de compañeros y, sin embargo, amigos, por lo que acudí a El Olivar de la Hinojosa con tiempo suficiente para evitar contratiempos y ahí es donde dejé escapar a la Fortuna y a la Ocasión. El partido que se estaba formando delante de mí estaba preparado para salir y lo componían nada menos que Pedro González, Paco Mora y Pepe García Viú. Como se vio más tarde, cada uno de ellos primero, segundo y tercero en la clasificación.

El caso es que dejé escapar la posibilidad de sumarme a la terna vencedora y me esperé estoicamente a mi partido, que era el siguiente y el último. De lo cual no me arrepiento, puesto que tuve el honor de jugar con Javier López, Pepe Fernández y Marisa Perales, de cuyo juego saqué provechosas enseñanzas que ¡ay! apenas puse en práctica en mi recorrido irregular.

Uno me mostró cómo sacar de bunker y dejarla dada, otro el arte de aprochar aprovechando las caídas del green, otra la templanza en el putt y la sabiduría para escoger el palo teniendo en cuenta el viento a favor o en contra.

Lecciones provechosas que iba almacenando en el inconsciente o en lo que algunos llaman "memoria muscular" para ponerlas en práctica en una mejor ocasión, puesto que en este torneo de pretemporada apenas aproveché para marcar algunos, escasos, pares y sí muchos bogeys, doble bogeys, "o peor".

Todo pecado lleva su penitencia y todo error su parte de aprendizaje, así que me dije que tenía que compensar de algún modo el haber dejado escapar una ocasión de jugar con los mejores.

Afortunadamente, la diosa Fortuna no se hizo esperar y pronto pude enmendar mis errores agarrando al vuelo una nueva ocasión que se presentó poco después, ya en la casa club, rodeado de viejos conocidos.
Esta fue ni más ni menos que la oportunidad de apostar esta vez sí por el ganador y apoyar al nuevo equipo gestor de la AEPJG y desear a Mario Díaz y a toda la junta directiva lo mejor en esta próxima andadura.

Como le dije a Nicole Herzog para desearle el pronto restablecimiento de Werner: "Meilleurs voeux".